A simple vista, este paisaje no parece pertenecer a la Tierra. Se trata de la mina de cobre a cielo abierto Morenci, en Arizona, Estados Unidos. La minería subterránea comenzó alrededor de 1870 y el primer pozo fue abierto en 1939.