BBC Mundo (© BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.)
Actualizado: 9/10/2012 3:44 AM | BBC Mundo, BBC Mundo

Los jóvenes franceses comen 'menos sano' que los estadounidenses

Un estudio revela que los jóvenes del país europeo consumen más productos ricos en grasas saturadas y colesterol que los estadounidenses.


Los jóvenes franceses comen 'menos sano' que los estadounidenses

""

Parece contradecir todos los estereotipos, pero está comprobado científicamente: los jóvenes franceses consumen más productos ricos en grasas saturadas y colesterol que los estadounidenses.

Estados Unidos es conocido como el país de las hamburguesas y de la comida rápida. Se lo asocia con las porciones grandes, a veces descomunales, y con un alto consumo de grasa.

En cambio, Francia es un país con una rica tradición gastronómica. Por ello parece apenas una conclusión natural el pensar que los franceses consumen principalmente comida sana.

Pero al parecer esta imagen es muy distinta a la realidad.

Según una investigación del centro francés CREDOC (el Centro de Investigación para el Estudio y la Observación de las Condiciones de Vida), de hecho el régimen alimenticio de los jóvenes adultos (entre 21 y 34 años) es menos saludable en Francia que en Estados Unidos.

Las conclusiones del estudio subrayan que la población francesa en su conjunto consume más grasas saturadas y colesterol que la estadounidense, ya que ciertos productos de la tradición culinaria francesa son más ricos en ellas, como el queso, la charcutería y la bollería.

'En el caso de los jóvenes franceses de 21 a 34 años, que tienen una alimentación menos sana que los estadounidenses, se puede dar la alarma', explica la investigación.

Si se convirtiera en un fenómeno generacional, añade, esto podría suponer un riesgo para el modelo de alimentación francés.

Análisis de alimentos

El estudio se basó en un índice elaborado con puntos negativos y positivos, conocido como el índice PANDiet.

Los puntos negativos toman en cuenta los aportes de alimentos como quesos, charcuterías y sándwiches, y los positivos representan los productos lácteos, las verduras, etc. Mientras más alto el índice, más sana se considera la alimentación.

En Francia, los jóvenes adultos comen muchos sándwiches pero pocas frutas y verduras.

""

Con este método, los jóvenes franceses alcanza 62 puntos en el índice PANDiet frente a 64 puntos para los estadounidenses.

En términos generales, franceses y estadounidenses tienen casi los mismos aportes calóricos diarios: 2095,3 calorías al día en el caso de Francia contra 2073,2 en EE.UU.

Sin embargo más del 30% de la población de Estados Unidos enfrenta problemas de obesidad, comparado con el 14% de los franceses.

Una de las diferencias entre los dos modelos de alimentación radica en la ingestión de azúcar, que los estadounidenses consumen en gran cantidad en las bebidas gaseosas y los jugos de frutas.

A su vez el azúcar se convierte en grasa en el organismo.

La obesidad y el azúcar

'El consumo de azúcar no es suficiente para explicar esta diferencia en el número de personas obesas entre Francia y los Estados Unidos', explicó a BBC Mundo Gabriel Tavoularis.

Según el director de la sección de Consumo del CREDOC, en la ecuación hay que tomar en cuenta varios factores, como la genética o la actividad física de cada individuo.

Uno de los puntos positivos del modelo francés parece ser la diversidad de la comida, que es el resultado de la gran variedad de la gastronomía en las diferentes regiones del país.

Sin embargo, esta variedad se está reduciendo, sobre todo en lo que concierne a la alimentación de los niños.

En 2007, los menores de 14 años lograban comer 11 productos de los cinco principales grupos de alimentos (cereales, productos animales, frutas, verduras y productos del mar) en un espacio de tres días. En 2010 sólo comían nueve.

Esta evolución puede explicarse en parte por la crisis económica que está viviendo el país. 'En tiempos de crisis no se compran los mismos productos. Para variar la comida se necesita un buen presupuesto', analizó Tavoularis.

Si se confirma esta tendencia a largo plazo, concluye la investigación del CREDOC, se podría poner en peligro el modelo de alimentación francés de las futuras generaciones.

Se trate o no de una coincidencia, la obesidad en Francia ha subido un 3% entre el 2007 y el 2010.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.

Facebook y TwitterSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter
0Comentarios