La vida de los antiguos romanos, según su excremento

"Esqueletos"

Un equipo de arqueólogos británicos ha obtenido valiosa información sobre cómo vivían los romanos hace 2.000 años estudiando lo que dejaron... en las cloacas.

Los expertos del Proyecto de Conservación de Herculano analizaron cientos de sacos con excremento humano y descubrieron una variedad de detalles sobre la dieta y las enfermedades que sufrían los antiguos pobladores del Imperio Romano.

Este viaje poco convencional al pasado llevó a los arqueólogos a las profundidades de una antigua cloaca bajo de la ciudad en ruinas de Herculano, cerca de Nápoles.

Junto con la vecina Pompeya, Herculano fue uno de los asentamientos sepultados por la erupción del volcan Vesubio en el año 79 a.C.

En un túnel de 86 metros de longitud, los expertos encontraron lo que -se cree- es el mayor depósito de excremento hallado en el mundo romano.

Encontraron exactamente 774 sacos llenos de excremento.

Muchos vegetales

Este análisis sin precedentes reveló, por ejemplo, que los antiguos romanos comían gran cantidad de vegetales.

Pompeya

"Pompeya"

Asimismo, un investigador dijo que fue una sorpresa descubrir la diversidad de alimentos que se consumían en Herculano: desde erizos de mar y lirones hasta pescado, higos, olivas y huevos.

Por otra parte, la investigación arrojó datos sobre la salud de los romanos.

Una muestra de excremento analizada en laboratorio contenía un alto conteo de glóbulos blancos, lo que indica -según los arquólogos- la presencia de una infección bacteriana.

En la cloaca también se hallaron piezas de alfarería, una lámpara, 60 monedas, cuentas de un collar y hasta un anillo de oro decorado con una gema.

Pero ha sido el excremento humano lo que más ha dejado pasmados a los arqueólogos, ya que ha probado que donde hay desechos, hay memoria.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.