CARTAGENA, Colombia (AP) -- El presidente Barack Obama afirmó el domingo que sin duda reaccionará enojado si se comprueban las denuncias de que agentes del Servicio Secreto estadounidense contrataron prostitutas mientras se encontraban en Colombia.

El presidente Barack Obama

El presidente Barack Obama habla durante una conferencia de prensa conjunta con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos (fuera de cuadro), durante la Cumbre de las Américas, el domingo 15 de abril de 2012, en Cartagena, Colombia. (Foto AP/Carolyn Kaster)

Obama dijo que los agentes representaban a Estados Unidos y por ello debían comportarse con los más altos niveles de dignidad.

"Obviamente lo que se ha informado no se ajusta a esos parámetros", declaró Obama en una conferencia conjunta con su colega colombiano Juan Manuel Santos.

Al referirse por primera vez al tema que desató un escándalo durante la VI Cumbre de las Américas en el balneario colombiano de Cartagena, el líder estadounidense nunca habló directamente a las acusaciones, confirmadas por medios de prensa, de que los agentes tuvieron encuentros con prostitutas antes de la llegada de Obama a Cartagena, el viernes.

El Servicio Secreto envió a 11 agentes de vuelta a su país y los suspendió por conducta impropia mientras investiga lo ocurrido.

"Espero que la investigación sea meticulosa y espero que sea rigurosa", expresó Obama. "Si resulta que algunas de las versiones que han aparecido en la prensa se confirman, por supuesto que estaré enojado... Estamos representando al pueblo de Estados Unidos y, cuando viajamos a otro país, espero que observemos los parámetros más elevados".

El episodio acosó a Obama durante su visita a Colombia, donde buscó centrarse en las relaciones comerciales de su país con los demás países de América, y todo indica que lo va a perseguir de vuelta a Estados Unidos, donde miembros de la Cámara de Representantes, dominada por la oposición republicana, analizan la realización de audiencias.

Obama intentó poner el tema en perspectiva al elogiar a los agentes que protegen su vida.

"Estos hombres y mujeres realizan un servicio extraordinario cada día al protegerme a mí, a mi familia y funcionarios estadounidenses", dijo Obama. "Hacen un trabajo duro bajo circunstancias de tensión y casi invariablemente hacen un trabajo extraordinario, así que estoy agradecido".

Dijo que se abstendría de emitir juicio al respecto hasta que la investigación concluya.

Cinco militares estadounidenses también habrían estado involucrados en el incidente.

Los 11 agentes del Servicio Secreto en el centro del escándalo estaban alojados en el Hotel Caribe, de cinco estrellas. Se trata de agentes especiales y oficiales de división uniformados y ninguno de ellos estaba asignado para proteger directamente a Obama.

El escándalo podría no ser un incidente aislado, advirtió el domingo un congresista republicano.

El representante Darrell Issa, presidente de una comisión investigadora de la cámara baja, dijo no estar seguro de que el Congreso pueda realizar audiencias sobre el incidente, pero avisó que los legisladores estarán vigilantes del Servicio Secreto para asegurar que los métodos de entrenamiento y selección de agentes por parte de la agencia no pongan en riesgo a las personas que deben proteger.

"Cosas como esta no ocurren una vez, si no han ocurrido antes", sostuvo Issa, quien encabeza la Comisión de Vigilancia y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes.

En una presentación dominical en el canal estadounidense de televisión CBS, Issa sostuvo: "No se trata de si el presidente estuvo en peligro esta vez, se trata de si deben hacerse cambios para que la población pueda tener confianza en toda su fuerza laboral".

Más sobre el tema: