Estados Unidos
EFE (© Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados)
Actualizado: 1/25/2012 4:59 PM | EFE, EFE

Texas prepara la ejecución de un hispano, la primera del año

El Paso (Texas), 25 ene (EFE).- El Departamento de Justicia Penal de Texas (TDCJ) prepara la ejecución el jueves del hispano Rodrigo Hernández, quien se convierte así en el primer condenado a muerte a ser sometido en 2012 a la inyección letal, en el estado en donde se registra el más alto número de ejecuciones al año.


Texas prepara la ejecución de un hispano, la primera del año

Texas prepara la ejecución de un hispano, la primera del año

El Paso (Texas), 25 ene (EFE).- El Departamento de Justicia Penal de Texas (TDCJ) prepara la ejecución el jueves del hispano Rodrigo Hernández, quien se convierte así en el primer condenado a muerte a ser sometido en 2012 a la inyección letal, en el estado en donde se registra el más alto número de ejecuciones al año.

"Aún tiene algunas apelaciones pendientes, pero hasta ahora, la ejecución sigue programada", dijo a Efe el portavoz de TDCJ, Jason Clark.

El funcionario adelantó que Hernández, de 38 años, recibirá mañana a primera hora la visita de sus familiares en el pabellón de Polunsky, en Livingston, para después ser trasladado a Huntsville, en donde se encuentra la Cámara de la Muerte.

Rodrigo Hernández nació en el condado de Zavala, y a los 20 años fue condenado a la pena de muerte por haber secuestrado del estacionamiento de una tienda y asesinado a una mujer de 38 años de la que abusó sexualmente.

De acuerdo con el expediente, al darse cuenta de que la mujer ya no tenía signos vitales, Hernández abandonó su cuerpo en el contenedor de basura de un parque, en el condado de Bexar.

Además de la ejecución de Rodrigo Hernández, el estado tiene programadas hasta abril las de seis reos más, entre los cuales se cuentan George Rivas, de 41 años, originario de El Paso, Texas, y programado para morir el 29 de febrero, y Jesse Hernández de 47, de Dallas, y programado para el 28 de marzo.

De acuerdo con su expediente, Rivas, quien se había fugado de la cárcel en Irving, Texas, en donde cumplía una sentencia de cadena perpetua, se involucró en un asalto en Irving, en el que perdió la vida un agente policial. Rivas fue condenado a muerte en Dallas.

Por su parte Jesse Hernández fue sentenciado por el asesinato de un menor de 11 meses. La hermanita del menor, que también fue atacada por Hernández y sobrevivió se convirtió en el principal testigo en contra del hispano.

Según estadísticas oficiales, a pesar de que Texas es el estado con más ejecuciones en el país, éstas han disminuido en años recientes y mientras en 2009 el estado ejecutó a 24 reos, en 2010 fueron 17 los sometidos a la inyección letal y en 2011, 13, entre los que se contó el mexicano Humberto Leal.

El Proyecto de Abolición de la Pena de Muerte denuncia que Texas lleva a cabo de forma acelerada las ejecuciones, y condena que desde 1982 a la fecha han sido ejecutados ya 477 reos, entre ellos tres mujeres.

Reportes de TDCJ indican que actualmente hay 303 hombres condenados a la pena de muerte en el estado, 89 de ellos hispanos, de entre los cuales 13 son mexicanos, dos son hondureños, dos salvadoreños, un argentino y un nicaragüense.

Actualmente el gobierno mexicano exige que Estados Unidos cumpla con tratados y dictámenes internacionales y que revise, en respuesta al Fallo Avena emitido en 2004 por la Corte Internacional de Justicia, el caso de 49 mexicanos condenados a la pena de muerte cuyos derechos consulares no fueron respetados al momento de su detención.

El estado de Texas se ha rehusado a acatar el fallo internacional y en 2008 ejecutó al mexicano José Ernesto Medellín y en 2011 suministró la inyección letal a Humberto Leal.

Clark indicó que las autoridades de la Unidad de las Paredes en Huntsville, en donde se encuentra la cámara de la Muerte, realizan hoy los preparativos para suministrar el jueves a las 18:00 horas locales las sustancias letales que harán cumplir la condena de muerte de Hernández.

Clark concluyó, sin embargo, que "nada es seguro hasta el momento mismo de la ejecución", en referencia a que una apelación exitosa puede detener el proceso.

Copyright (c) Agencia EFE, S.A. 2011, todos los derechos reservados

Facebook y TwitterSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter
0Comentarios