San Juan, 1 feb (EFEUSA).- La aerolínea caribeña Seaborne comenzará el próximo 15 de marzo a operar un nuevo vuelo diario directo entre las ciudades caribeñas de San Juan de Puerto Rico y Santiago de República Dominicana.

Este vuelo, con el que la aerolínea ya cuenta con 17 destinos, se ofrecerá desde el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín en San Juan al Aeropuerto Internacional del Cibao en Santiago.

Según anunció la propia compañía, este es el tercer destino al que vuela en República Dominicana, junto a La Romana, que ampliará sus servicios de sólo jueves y domingos a un vuelo diario también a partir del 15 de marzo, y a Punta Cana, que tendrá vuelos diarios desde el 14 de febrero.

"El anuncio de este nuevo servicio entre San Juan y Santiago definitivamente representa un gran paso para la industria de turismo en Puerto Rico", aseguró al respecto la directora de la Compañía de Turismo de Puerto Rico, Ingrid Rivera, en un comunicado.

Añadió que "el compromiso de Seaborne Airlines en cuanto al aumento de sus servicios en Puerto Rico fortalece nuestra posición como el centro y la base principal de cruceros en el Caribe y apoya el esfuerzo del gobierno para diversificar a Puerto Rico como el destino perfecto".

Seaborne asegura ser la primera aerolínea basada en el Caribe que permitir utilizar teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos portátiles en "modo avión" de una puerta de embarque a otra con la aprobación de la Administración Federal de Aviación de EE.UU.

Seaborne opera en los aeropuertos Luis Muñoz Marín de San Juan, Vieques, Saint Thomas, Santa Cruz, Tortola, Virgen Gorda, Dominica, Martinica y Guadalupe.

El pasado 18 de diciembre anunció el traslado de su sede a Puerto Rico, gracias a un acuerdo con las autoridades de la isla que incluye 16 millones de dólares en incentivos y la compra del 20 % del capital.

En marzo se completará el traslado de la gerencia, operaciones de aviación, centro de reservas y servicio al cliente de Seaborne desde su sede actual en Saint Croix (Santa Cruz), en las Islas Vírgenes estadounidenses.

Para que la compañía realizara este traslado, el Gobierno de Puerto Rico se comprometió con en ella a otorgar 16 millones de dólares en incentivos, incluida la compra del 20 % del capital de la compañía por 9 millones de dólares por parte del Banco puertorriqueño de Desarrollo Económico (BDE).

Así, el BDE se convirtió en accionista minoritario Coastal International Airways, la matriz de una aerolínea que está en plena fase de expansión, lo que incluye la compra de doce nuevos aviones en los próximos tres años (tres aeronaves anuales).

El traslado conllevará la creación de unos 150 puestos de trabajo en el primer trimestre de 2014 (que se sumarán a los 100 empleados que la compañía ya tiene en la isla) y otros 250 empleos dentro de dos años.

El Gobierno de Puerto Rico calcula que de aquí a 2015 la presencia de Seaborne aportará unos 85,8 millones de dólares a la economía de la isla caribeña.

A partir del 15 de enero, Seaborne también empezará a ofrecer vuelos desde San Juan a San Cristóbal y Nieves, un mes después a Punta Cana, en República Dominicana y el 1 de marzo a San Martín. EFEUSA

jm/mgl