Actualizado: 5/3/2012 7:30 PM | MSN Latino, latino.msn.com

¿Padeces de tanorexia?

Las camas solares son consideradas un carcinógeno de primera clase por la Organización Mundial de la Salud. Foto: Bing.


Cama solar/Bing

Cama solar/Bing

El caso de Patricia Krentcil, una madre de Nueva Jersey acusada de abuso infantil por permitir que su hijita de seis años usara una cama solar, ha sacado a la luz un trastorno poco conocido: la tanorexia.

Sí, adquirir un tono bronceado en la piel puede ser adictivo. La exposición a los rayos solares produce la liberación de endorfina, el llamado “químico de la felicidad”, por la sensación placentera que provoca en nuestro cuerpo. Pero un estudio realizado en el 2006 por la Academia Americana de Dermatología suministró bloqueadores de endorfinas a personas que se bronceaban con frecuencia, y encontró que estas sintieron náuseas y temblores, o sea, síntomas de abstinencia similares a los de adictos a drogas ilegales.

Una investigación más reciente, publicada en la revista Archivos de Dermatología en 2010 y reproducida por la revista Time, entrevistó a varios estudiantes universitarios que eran usuarios frecuentes de las camas solares. De ellos, el 98 por ciento dijo conocer el riesgo de desarrollar cáncer de la piel a causa del excesivo bronceado, pero afirmó que esto no frenaba sus hábitos.

El caso de Krentcil –quien niega las acusaciones de haber puesto a su hija en una cama solar- es severo. La mujer solía usar las camas solares 20 veces al mes.

“En todos los años que llevo tratando a pacientes como dermatólogo, nunca había visto nada así”, escribió el doctor Joshua Zeicher, director de investigación clínica y cosmética del departamento de Dermatología del Centro Médico Mount Sinaí, en un artículo para New York Daily News.

El médico señala que personas como Krentcil necesitan ayuda sicológica, aparte de tratamiento para los problemas de su piel.

“Muchas de estas personas también pueden sufrir de trastornos dismórficos corporales, pues se miran en el espejo y están siempre descontentos con su apariencia. Los pacientes de este tipo tienen constantemente procedimientos cosméticos electivos-ya sean cirugías, tratamientos con láser o Botox y rellenos”, precisa Zeicher.

La obsesión con el bronceado comenzó en la década del 70, cuando se produjeron los primeros trajes de baño bronceadores y entraron al mercado las camas solares. George Hamilton fue todo un ícono como el Drácula tostado por el sol en “Love at first bite”, de 1978. ¿Y cómo olvidar a la bella Bo Derek mostrando su cuerpo perfecto y bronceado en la película “10”, de 1979? Algo que pocos recuerdan es que en su niñez la famosa Jodie Foster se convirtió en la imagen promocional de los productos de bronceado “Coppertone”.

Mucho ha cambiado desde entonces, y casos como el de Krentcil son raros. Si te gusta la piel tostada por el sol, ten en cuenta que la moderación es indispensable. Las camas solares son consideradas un carcinógeno de primera clase por la Organización Mundial de la Salud. Si sientes que no puedes estar lejos de ellas, es hora de pedir ayuda.

Facebook y TwitterSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter
0Comentarios